web
analytics
BLOG: Pareja y Familia
Los perros y el camino hacia el Mictlán

Según la creencia azteca, el perro de Xólotl había sido creado por los dioses para proteger a los vivos y guiar las almas de los muertos a través del peligroso Mictlán, el inframundo.

Gracias a las comunicaciones de Fray Bernardino de Sahagún se conoce la información de estos ritos, él escribió lo siguiente:

“Hacían al difunto llevar consigo un perrito de color bermejo, y al pescuezo le ponían hilo flojo de algodón”.

 

El Mictlán (lugar de los muertos), era el nivel inferior de la tierra de los muertos, un camino largo en el que no se distinguían las clases sociales, cuya entrada se describe como un lugar oscuro y cavernoso.

Es por ello que el perro tenía un papel muy importante, él acompañaría al difunto por el inframundo hasta llegar a las orillas del gran río Chiconahuapan (nueve ríos) durante un viaje de cuatro años.

 

 

El nombre del xoloitzcuintli, que en ocasiones también se denomina perro pelón mexicano, viene de dos palabras: Xólotl, dios del ocaso y de la muerte, e itzcuintli, perro. 

Las almas de los difuntos solo lo podían cruzar ayudadas por sus perros, que al reconocer a su amo lo llevarían para atravesar el río.

Evidencias arqueológicas

En la Ciudad de Teotihuacan, era costumbre acompañar a los muertos con un perro sacrificado, el ejemplo más antiguo se remonta al año 3550 a.C. en la Cueva del Tecolote en Huapalcaco Hidalgo, con las figuras de arcillas que se encontraron.

En Tlatilco, se encontraron restos óseos de perros en 17 entierros de personas e incluso fueron hallados los entierros específicos de tres perros.

La cultura Maya fue otra más en seguir esta tradición, por las evidencias en las zonas de Altun Ha, Uaxactún, Cozumel y Mayapan.

 

No te puedes perder...

Actitudes que dañan una relación

10 frases que NO debes decirle a tu hijo

Solo existen 3 amores que marcan tu vida

¿Un amor con locura o un loco amor?

Comentarios