web
analytics
Nuestro socio: Tadalafill
NOTICIAS
Arte feminista para expresar causa y sanar las heridas (parte 4)

Lazos de sanación colectiva y murales nocturnos que transforman espacios en Guadalajara

Las redes de artistas feministas se siguen tejiendo en Guadalajara. A veces de manera literal, como es el caso de la Colectiva Hilos, cuyas integrantes formaron parte del Encuentro Transversal para la Equidad de Género. Ahí realizaron una intervención durante todas las charlas y presentaciones: un tejido participativo de gran formato como acción simbólica. 


Un mes más tarde, en diciembre de 2019, la Colectiva Hilos lanzó una convocatoria para participar en el tejido de la pieza Sangre de mi sangre. Las personas interesadas podían obtener una porción de rafia o yute bangladesh de color rojo para comenzar sus tejidos individuales, los cuales se unirían más adelante en una gran mancha roja que cubriría los espacios públicos, en protesta por el alza de la violencia feminicida y las desapariciones forzadas en Jalisco. 


Además, la colectiva invitó a tejer a familiares de víctimas de desaparición. “Nos interesaba que fuera una especie de cobijo, de tejernos con ellos y ellas y decirle a la comunidad que esto es una corresponsabilidad de todos, que estamos haciendo una red social en contra de estas situaciones que vive el país”, cuenta en entrevista la artista Claudia Rodríguez, una de las fundadoras del proyecto. 


Su interés por el arte social la había llevado a trabajar anteriormente con comunidades desfavorecidas de Jalisco. Entre 2012 y 2015, Rodríguez convocó a la población que sufre de manera directa las consecuencias de la contaminación del Río Santiago a tejer con rafia de color blanco. Gracias a ese proyecto, la artista recibió una donación de hilos de varios colores, lo que significó el punto de partida para la creación de la colectiva.

“Convoqué a varias mujeres artistas para pensar juntas con este material, quería darle un destino social, ecológico”, dice Claudia Rodríguez. En un principio formaron parte del grupo María Álvarez del Castillo, Sofía Crimen, Laura Garza, Florencia Guillén, Mónica Leyva, Maj Lindström y Mariana Jiménez. Algunas de ellas ya no están activas por motivos personales pero se han unido nuevas integrantes con diversos perfiles. 


Buena parte de la pieza Sangre de mis sangre se ha tejido en los espacios públicos, primero de Guadalajara y después de otras ciudades mexicanas. La colectiva comenzó a tejer con la técnica de crochet con los dedos en el Parque Rojo, ubicado en la avenida Vallarta, la cual se cierra todos los domingos al tránsito vehicular para dejar pasear a ciclistas, peatones y otras movilidades no motorizadas. 


Lo que se teje en esos espacios es “un lazo muy fuerte”, menciona Rodríguez, quien celebra la empatía generada al compartir esta actividad con otras personas, a veces desconocidas, pero siempre afectadas de formas distintas por las violencias. “El proceso de sanación colectiva es importante, porque ante lo que vivimos nos quedamos con una impotencia tremenda. Enfrente de nosotros se matan mujeres, se llevan chicos… no podemos normalizar lo que sucede. El hecho de estar tejiendo juntas no lo resuelve, pero para mí es muy importante que les comuniquemos a estas familias que no están solas, que estamos con ellas”. 


Uno de los momentos más importantes para la Colectiva Hilos ocurrió el 7 de marzo de 2020, un día antes de que más de 35,000  mujeres salieran a las calles de Guadalajara para exigir igualdad de derechos y un alto a las violencias de género. Ese día se unieron los tejidos rojos realizados por más de 100 personas y los colocaron en un primer momento en la Plaza de la República. 


Después, las artistas, los tejedores y simpatizantes del proyecto caminaron con la pieza en una procesión silenciosa hacia el monumento de los Niños Héroes, un sitio que ya entonces había sido rebautizado por los activistas jaliscienses como la Glorieta de las y los Desaparecidos. “Fue una especie de ritual de sanación”, recuerda Rodríguez. 


Aunque la pandemia ha interrumpido la constancia de tejer en el espacio público, la Colectiva Hilos se mantiene activa y Sangre de mi sangre sigue en expansión. En marzo de 2021, la pieza fue colocada a los pies de La Minerva, uno de los monumentos más emblemáticos de Guadalajara. En agosto del mismo año viajó a Querétaro, donde aumentó su tamaño.

Tema de interés: Arte feminista para expresar causa y sanar las heridas (parte 3)

No te puedes perder...

Niega Vicente Fernández Jr. que su papá pueda salir del hospital en los próximos días

Estrena Carlos Rivera colaboración con Miguel Bosé

¡A sacar las chamarras! Tormenta invernal afectará al norte y centro del país

Maluma revela su secreto de belleza para lucir una piel radiante

Apoyo informativo: Fedetur