Datos que quizás no sabías o ya habías olvidado del Día de Muertos

Aquí te compartimos los datos que no sabías o no recordabas de esta celebración.

1.- Originalmente las civilizaciones mesoamericanas dedicaban cerca de 2 meses a esta celebración (del 16 de julio al 5 de agosto), pero la iglesia católica, específicamente el Papa Urbano IV movió estos festejos para que coincidieran con la fecha en la que ellos honran a todos los santos.

2.- El 7 de noviembre de 2003 la UNESCO dio el título de Patrimonio de la Humanidad al Día de Muertos.

3.- Se celebra en México desde antes de la llegada de los españoles, y se dice que civilizaciones como los Mayas, Mexicas, Purépechas y Totonacas lo celebraban.

4.- Para los mesoamericanos, la muerte no tenía ninguna connotación religiosa ni tenían un infierno o paraíso, se creía que los rumbos destinados de las almas estaban determinados por la forma en que murieron.

5.- Una ofrenda se compone de diversos elementos que tienen una función y significado específicos, por ejemplo, el incienso limpia y purifica la energía del lugar, los cirios deben ser de color morado y son una señal de duelo, la vara de tejocote con espinas ayuda a abrir paso al alma que vuelve a visitar a sus parientes.

6.- Hay elementos que originalmente no existían pero que se han vuelto típicos y fueron introducidos por los españoles cuando conquistaron México y mezclaron las celebraciones católicas del Día de todos los Santos y Todas las Almas con el Día de los Muertos; por ejemplo, el pan de muerto representa la eucaristía, y las cruces recuerdan la fe del difunto.

7.- La Catrina, la figura más representativa de esta celebración, fue creada por José Guadalupe Posada y bautizada por Diego Rivera. Representaba a los mexicanos que pretendían ser europeos y renegaban su propia raza, herencia y cultura.

 

Tema de interés: El origen del Día de Muertos

 

Diferencias entre Día de Muertos y Halloween

A lo largo de los años se ha confundido el día de muertos con Halloween, te compartimos las diferencias que tiene cada una de estas celebraciones.

Día de Muertos

1.- Esta celebración tiene orígenes prehispánicos y con la llegada de los españoles se movieron a principios de noviembre para que coincidieran con las festividades católicas del Día de todos los Santos y Todas las Almas.

2.- El día de muertos no es para pedir calaverita es para ofrendar, o sea rendirle un tributo a nuestros seres que ya fallecieron.

3.- Se colocan veladoras y flores para atraer y guiar a las almas en su regreso a nuestro plano terrenal.

4.- Las ofrendas deben lucir muy coloridas, con el papel picado, las flores, la comida y más, como símbolo de alegría por su regreso.

5.- La flor representativa en esta época es el Cempasúchitl. Gracias a su color amarillo intenso y aroma ayudan para atraer a las almas.

6.- No se utilizan máscaras, trajes o disfraces para aterrorizar. Sin embargo, se puede optar por vestirse de Catrina, una calavera elegante que representa a la muerte.

7.-  Las calaveras de azúcar o chocolate y el pan de muerto son golosinas típicas de la época. En el caso de las calaveras se acostumbra regalarles a los seres allegados con su nombre en la frente o bien colocarlas en la ofrenda con el nombre de la persona que ya murió.

Halloween

1.- Viene de la expresión inglesa “All Hallows Eve” (víspera de todos los santos) y su origen viene de la celebración celta de Samhain, ellos creían que en esta época los dos mundos se separaban por una pequeña línea.

2.- También se conoce como noche de brujas.

3.- Halloween se celebra desde 1840 el 31 de octubre.

4.- Su principal característica es usar máscaras y disfraces terroríficos para ahuyentar a los espíritus que regresan en esas fechas, al adoptar una apariencia desagradable las personas evitan ser lastimadas.

5.-  Se cree que los espíritus regresan en forma maligna provocando miedo, a diferencia del “Día de Muertos” que vienen a visitar a su familia.

6.-  Los niños piden dulces con la frase “Truco o trato”, haciendo referencia al intercambio que se puede hacer con los espíritus malignos.

7.-Decorar las casas, prender fogatas y disfrazarse es para ahuyentar a los espíritus los colores más usados son negro, morado y anaranjado.

Las dos celebraciones son diferentes, sin embargo, las dos nos hablan del retorno de los espíritus.

La cercanía con Estados Unidos ha hecho llegar a nuestro país sus costumbres, pero no dejes de inculcar nuestras tradiciones a tus hijos y así ayudamos a preservarlas.

 

Tema de interés: Señales de que se comunica contigo un ser querido que ya falleció

Los perros y el camino hacia el Mictlán

Según la creencia azteca, los perros de Xólotl habían sido creados por los dioses para proteger a los vivos y guiar las almas de los muertos a través del peligroso Mictlán, el inframundo.

Gracias a las comunicaciones de Fray Bernardino de Sahagún se conoce la información de estos ritos, él escribió lo siguiente:

“Hacían al difunto llevar consigo un perrito de color bermejo, y al pescuezo le ponían hilo flojo de algodón”.

El Mictlán (lugar de los muertos), era el nivel inferior de la tierra de los muertos, un camino largo en el que no se distinguían las clases sociales, cuya entrada se describe como un lugar oscuro y cavernoso.

Es por ello que el perro tenía un papel muy importante, él acompañaría al difunto por el inframundo hasta llegar a las orillas del gran río Chiconahuapan (nueve ríos) durante un viaje de cuatro años.

El nombre del xoloitzcuintli, que en ocasiones también se denomina perro pelón mexicano, viene de dos palabras: Xólotl, dios del ocaso y de la muerte, e itzcuintli, perro. 

Las almas de los difuntos solo lo podían cruzar ayudadas por sus perros, que al reconocer a su amo lo llevarían para atravesar el río.

Evidencias arqueológicas

En la Ciudad de Teotihuacan, era costumbre acompañar a los muertos con un perro sacrificado, el ejemplo más antiguo se remonta al año 3550 a.C. en la Cueva del Tecolote en Huapalcaco Hidalgo, con las figuras de arcillas que se encontraron.

En Tlatilco, se encontraron restos óseos de perros en 17 entierros de personas e incluso fueron hallados los entierros específicos de tres perros.

La cultura Maya fue otra más en seguir esta tradición, por las evidencias en las zonas de Altun Ha, Uaxactún, Cozumel y Mayapan.

 

Tema de interés: La espeluznante leyenda de la Mujer del Candil (Guerrero)

Mexicráneos, la exposición que llega como cada año a Paseo de la Reforma

Una vez más y como cada año la exposición Mexicráneos llega a Paseo de la Reforma, pues con la intención de iniciar con las conmemoraciones del Día de Muertos, alrededor de 55 cráneos en su mayoría con diseños mexicanos son colocados desde el Ángel de la Independencia hasta la Avenida de los Insurgentes.

La exposición que estará abierta al público en general podrá ser visitada desde el día 13 de octubre hasta el 10 noviembre y la gente podrá aprovechar para tomar muchas fotos alusivas a esta importante fecha.

 

En esta cuarta edición de Mexicráneos, la temática está relacionada con el “Orgullo Mexicano”, por lo tanto los artistas que participaron diseñaron basándose totalmente en el arte de nuestro país, dando como resultado una muestra llena de colorido y de reflejos que muestran la artesanía de nuestro querido México.

Durante el recorrido podrás conocer qué historia hay detrás de cada cráneo, ya que cada uno cuenta con una placa en donde se incluye una breve descripción, y en caso de querer saber más acerca del diseño, por medio de el escaneo de un código QR se podrá conocer.

Aprovecha y visita esta magnífica exposición, que es de las pocas que NO se cancelaron por la pandemia y diviértete en compañía de tu familia, no olvidando mantener tu sana distancia y utilizando cubrebocas.

 

 

Tema de interés: Casa de Érika Buenfil se inundó y perdió varias cosas materiales

Lugares emblemáticos en Día de muertos

En México el día 1 y 2 de noviembre son de fiesta en los panteones al recordar a nuestros seres queridos que ya partieron y en algunos lugares de nuestro país son emblemáticos por darles un toque aún mayor a esta celebración.

Te presentamos estos 4 lugares no tan alejados de la Ciudad de México que debes visitar y conocer más sobre esta tradición.

 

Pátzcuaro

Un Pueblo Mágico ubicado de Michoacán, que el 1 y 2 de noviembre reúne cerca de 100 mil visitantes.

El panteón está lleno de ofrendas, en la Basílica se colocan piezas alusivas a la muerte y en los embarcaderos salen lanchas hacia la isla de Janitzio, donde la celebración también es espectacular.

La leyenda dice que entre la hija del Rey Tzintzicha, Mintzita, y el príncipe heredero de Janitzio, Itzihuapa, había un gran amor el cual se vio interrumpido con la llegada de los españoles.

El padre de Mintzita fue tomado prisionero por lo que Itzihuapa intentó sacar el tesoro que se encontraba en el fondo del lago para pagar el rescate.

Itzihuapa no volvió a ver la superficie; fue atrapado por las almas de los remeros que resguardan el tesoro en las profundidades.

En la noche de muertos estos guardianes despiertan, visitan la isla y van al panteón a recibir las ofrendas.

Si visitas la isla durante esta celebración podrás apreciar los canticos purépechas y el repique de las campanas que llaman a los muertos a visitar el panteón.

 

Xantolo en Tehuetlán

Tehuetlán es un pequeño poblado ubicado en San Luis Potosí. Aquí se celebra el Xantolo, un festejo con una duración de cinco días que se adorna con música, danzas, comida y cantos.

Es la festividad es la más importante de la zona, pues representa la sagrada reunión de los vivos con sus antepasados, así como el verdadero sentido de la existencia.

El 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, se hace una velación con rezos, alabanzas, sé inciensan las imágenes y el altar. Los teenek (comunidades indígenas de la región) acompañan las ofrendas con algunas piezas que se tocan para la Danza de la Malinche.

El 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, en las comunidades de los teenek y nahuas, se acostumbra llevar ofrendas y flores a los panteones.

Se cree que las ánimas de los difuntos permanecen todo el mes, por ello el último día de noviembre se renueva la ofrenda y se adorna el Pulich (o altar) con frutas y flores para despedir a los difuntos.

 

San Andrés Mixquic

Un pueblo localizado en la delegación Tláhuac en el Sur de la Ciudad de México, es famoso por su panteón y cada año recibe miles de mexicanos se reúnen en la celebración del Día de Muertos.

Desde la noche del 1 de noviembre la gente acude al panteón para llevar flores de cempasúchil, comida, calaveras de dulce y veladoras que decoran las tumbas de los difuntos.

Se hacen concursos de calaveras de cartón que llevan leyendas satíricas.

Además, se realiza una escenificación de un cortejo fúnebre. Un ataúd es cargado por un grupo de personas y mientras éste pasa por las calles del pueblo, se dicen diferentes frases en relación a la muerte. Durante el trayecto se pide apoyo económico para la sepultura del supuesto muerto. Una vez en el panteón, éste “revive” y corre entre la multitud.

La noche del 2 de noviembre se encienden veladoras en las tumbas de los difuntos, buscando que las almas encuentren su retorno al Mictlán (lugar donde van los muertos) y así asegurar que no se pierdan en el camino.

 

Huaquechula

Ubicado en Puebla, donde el 1 de noviembre se colocan ofrendas monumentales, desde la llegada de los españoles, éstas están conformadas por varios niveles.

En el primer nivel, el inferior, es el mundo terrenal, aquí se coloca la comida favorita del difunto y una imagen. La imagen sólo puede verse a través de un espejo, ya que el alma es algo intangible y no se ve directamente.

En el segundo nivel se colocan figuras de santos o ángeles.

En el tercer nivel, el superior, se pone un crucifijo que representa la cúspide celestial.

En punto de las 2:00 pm del 1 de noviembre las campanas del templo suenan para anunciar la llegada de las almas de los difuntos.

Se realiza un camino de flores para guiar a las almas, para el 2 de noviembre todo es más tranquilo, la familia visita el panteón a dejar flores, purificar con incienso y estar un momento en el altar de su ser querido.

 

7 cosas que no pueden faltar en tu ofrenda

La ofrenda del Día de Muertos representa compartir con los difuntos algo de lo que más disfrutaban en vida, desde comida, bebida, hasta música. Y aquí te dejamos algunos elementos que no pueden faltar en tu ofrenda.

 

*Pan de muerto

El pan de muerto representa los sacrificios humanos que se realizaban en la cultura prehispánica. Se incluye chocolate de agua ya que la tradición prehispánica dice que los invitados tomaban el chocolate preparado con el agua que usaba el ánima para lavarse, así se impregnaban de la esencia del difunto.

 

*Retrato

Una fotografía del ser querido quiere decir que él será el que visitará la ofrenda. Y representa que aún está presente en la memoria de los vivos.

 

*Agua o bebida de su preferencia

En el viaje de los difuntos hacia nuestro mundo, el agua les quita la sed. Además, es un elemento que simboliza pureza, en algunos casos se acostumbra  poner una copita o la botella de su preferencia.

 

*Comida

La comida se hace en honor a los seres recordados, por lo que se pone su comida favorita. Para los niños se ofrendan dulces típicos de azúcar, amaranto o calabaza.

 

*Flores

Las flores son un símbolo festivo por sus colores y aromas que adornarán el lugar. La flor que se utiliza es la de Cempasúchil ya que su color representa al sol que guía el alma del difunto.

 

*Calaveritas

La calaverita de azúcar representa los cráneos humanos. Las medianas recuerdan que la muerte está siempre presente; las pequeñas son dedicadas a la Santísima Trinidad y las grandes hacen honores al “Padre Eterno”, Dios.

 

 

*Papel Picado

El papel es una representación del aire, además de añadir un toque festivo a la celebración. El papel colorido da luz y vida a la ofrenda además de aportar un gran diseño con sus figuras decorativas.

El origen del Día de Muertos

¿Sabías que el día de muertos se celebra en México desde antes de la llegada de los españoles?

Así es, hay registro de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca. Los rituales que celebran a la vida de los ancestros se realizan en estas civilizaciones desde la época precolombina. Esta festividad mexicana que honra a los muertos​ se celebra principalmente los días 1 y 2 de noviembre, coincidiendo con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

 Entre el 28 de octubre y el 2 de noviembre, van llegando los muertos cada doce horas, en el siguiente orden:

*Primero los que fallecieron por causas trágicas (accidentes).

 *Después lo hacen los ahogados.

 *Entre el 30 y 31 de octubre llegan las almas de los que se encuentran en el limbo, es decir niños no bautizados, olvidados o sin familia.

 *El 1 de noviembre llegan los niños muertos.

*Posteriormente el día 2 de noviembre los adultos fallecidos.

 

No olvides poner tu ofrenda, que simboliza el tributo a nuestros seres queridos, donde por lo general va compuesta por los platillos, bebidas y dulces que más le gustaban al difunto.

 

 

Flores de cempasúchil con papel

Sin duda alguna una de las tradiciones más bonitas que hay en México es el día de los muertos.

Es una fiesta llena de color para honrar a esas personas que partieron de este plano terrenal, y si bien algo que no puede faltar son las flores de cempasúchil, cuyos pétalos se dice guardaban el calor del sol e iluminaban el camino de regreso a los difuntos, también se emplean para formar collares que simbolizan la felicidad.

Si no te es posible comprar las flores naturales, aquí te decimos cómo realizar unas de papel.

 Cempasúchil de papel crepe:

  • Compra papel crepe color naranja y así como viene doblado realiza un círculo grande y recórtalo.
  • Engrapa todas las capas de papel del círculo en el centro por los dos lados.
  • Después toma la primera capa de papel y dóblala sobre sí misma hacia arriba.
  • Ahora rodéala con la segunda capa y sigue así hasta que termines de hacer todas las capas, el resultado será una linda flor de cempasúchil.